Ahorro de combustible para barcos

ahorro combustible

AHORRO COMBUSTIBLE

Ala: Cada una de las partes que a ambos lados del avión presentan al aire una superficie plana y sirven para sustentar el aparato en vuelo... ¿solamente?

No vamos a descubrir en pleno 2021 los hidroalas. La primera prueba documental de la idea de usar algo parecido a una sección alar en un barco se remonta a 1869. Sin embargo, la configuración de un hidroala volando completamente fuera del agua no es la única forma de beneficiarse del uso de "alas" en un barco. Simplemente usar superficies correctamente diseñadas para soportar parcialmente el peso del barco puede resultar en un ahorro de combustible no trivial.

La situación más común es considerar el potencial uso de alas en la fase de diseño de un nuevo navío. Lo que no se suele estudiar es la posibilidad de reacondicionar un barco existente para mejorar su comportamiento. Estas alas se pueden usar en multiples configuraciones y producir mejoras en diferentes aspectos del rendimiento. Como ya se ha mencionado, simplemente soportar parcialmente el peso del barco en un ala puede representar reducciones en el uso de combustible. Yendo más allá, existen numerosas oportunidades de mejora. Por ejemplo, orientar el flujo aguas arriba de las hélices puede mejorar su eficiencia. Es posible encontrar buenos compromisos, también para barcos existentes.

Recientemente, hemos llevado a cabo un ejercicio interno en un catamarán existente. Como es el caso común en embarcaciones comerciales, esta nave opera la mayor parte del tiempo a una velocidad de crucero particular. Ese entorno de operación abre la puerta a ahorros sustanciales mediante la optimización. En este caso, el objetivo fue reducir los requerimientos de potencia para una velocidad dada. Los resultados muestran un gran potencial para una relativamente pequeña modificación de la embarcación.

Profesiones que serán de los robots. Fuente: El orden Mundial

Lo que diseñamos fue un ala transversal adaptada a la geometría de los cascos existentes. El empuje de este ala cambia notablemente el asiento del barco por un pequeño precio en términos de drag. Este cambio en el asiento dinámico se convierte en una reducción de la resistencia al avance. Los requerimientos de potencia, y por lo tanto de consumo de combustible se reducen en un 12%. Es importante considerar que no se ha hecho ningún intento de optimizar la geometria del ala para este caso específico. Se puede esperar, por lo tanto, alcanzar al menos un 15% de mejora con una forma optimizada no solo para la reducción del arrastre, sino también para mejorar el flujo sobre las hélices.

table with data saving fuel

Por supuesto que un barco diseñado específicamente para esta configuración, o incluso para operar en una condición más cercana al vuelo (skimming), sería más eficiente. Sin embargo, no deberíamos ignorar el valor intrínseco en un barco en funcionamiento. Miles de horas hombre se han invertido en diseñar y construir estos barcos. Es perfectamente viable insuflarles un nuevo soplo de vida mediante mejoras parciales que los hagan de nuevo competitivos.

Artículos Relacionados